Aseguran que Rusia tiene la capacidad de desconectarse de Internet y mantener su propia red