Apple y las editoriales se enfrentan por el reparto de ingresos