André Rieu, los secretos del encantador del violín

André Rieu, los secretos del encantador del violín

André Rieu es una suerte de showman de la música clásica. Con su violín, el músico dirige su orquesta, la consagrada Johann Strauss Orchestra, a la perfección. En su espectáculo, el público disfruta con todos sus sentidos. En sus recitales, se canta, se baila y hasta se puede llorar de emoción. Esto se puede comprobar en los videos publicados en YouTube que tienen una gran cantidad de reproducciones.

Este músico holandés, recorre el mundo con sus canciones y tiene un repertorio muy amplio. Se destacan las melodías clásicas, temas de películas, óperas, y hasta un coqueteo con el mundo del pop. Los fans argentinos esperan con ganas su regreso en octubre, para disfrutar de su espectáculo en el Luna Park.

Será magnífico encontrarme con mis fans. No van a faltar las deliciosas canciones tocadas por mi orquesta Johann Strauss Orchestra, junto a los Platin Tenors y varios sopranos de fama mundial. Somos cerca de 80 músicos sobre el escenario. Será una noche cargada de romanticismo y alegría“, adelantó Rieu en una charla con La Viola.

– ¿Qué nos podés adelantar del repertorio?

– Vamos a tocar magníficos valses, arias de musicales y óperas. También melodías de famosas películas y mucho más. Como van a ser varios los recitales en Buenos Aires, vamos a incluir canciones argentinas.

– ¿Cómo podés definir a los fans argentinos?

– Los quiero mucho. Reaccionan a las canciones con el cuerpo y el alma. Son tan hermosos, entusiastas y contagiosos.

– ¿Te gusta la música argentina?

– Claro. Hace unos años, estuve de gira con Carlos Buono, un reconocido músico argentino, tocamos algunas obras de Astor Piazzolla como “Adiós, Nonino” y “Libertango”. Cada vez que pienso en ese momento, me emociono.

– ¿Cómo podés definir a tu violín?

– Toco un Stradivarius de 1732, uno de los mejores del mundo. Es uno de los últimos elaborados por el famoso violinista italiano. Mi madre se encargó de elegir uno para cada uno de sus seis hijos. No existe otro instrumento que me permite expresar todo mis sentimientos que no sea el violín. De chico también toqué el oboe, la flauta y el piano. Pero mi favorito es el violín.

– Tu papá también se dedicó a la música ¿Fue importante para tu formación?

– Sí, gracias a él tuve la posibilidad de ser famoso. Me conectó con músicos para sumar a mi proyecto. Estaba muy orgulloso de mí. Antes de morir me dijo, “Hay una sola persona en el mundo capaz de hacer todo esto y sos vos. Dale para adelante”.

– ¿Qué podemos encontrar en tus espectáculos?

– Están llenos de buena música. Como tocamos con el corazón, logramos mucha energía. La audiencia lo siente y se recarga. Es una experiencia que no podés olvidar fácilmente. Las emociones son las claves para llegar al público. En mis conciertos, la gente baila, se besa, llora, canta. Pasa de todo. Podés entrar a YouTube y comprobarlo. Es difícil de contarlo en palabras. Es completamente distintos a los otros conciertos del estilo.

– ¿Cómo te sentís sobre el escenario?

– Con mucha energía. Cuando veo todas esas caras felices entre el público, sé que estoy haciendo las cosas bien. Toco la música con mucho amor. Me doy cuenta de que la gente lo siente.

– Hay un gran recital en Amsterdam, en 1994, en en la previa del partido del Ajax frente al FC Bayern Munich ¿Cómo recordás ese espectáculo?

– Fue increíble. Único. Fue ante una gran multitud que disfrutó de mis canciones. Todos cantaron con las melodías de Strauss que toqué.

– ¿Te gusta el fútbol?

– Sí, pero prefiero el tenis. Hace unos años lo practiqué. Hoy en día hago mucho ejercicio para mantenerme en forma. No te olvides que dar un show de este tipo es muy cansador, más aún que estoy llegando a los 70.

El castillo donde vive el artista.
El castillo donde vive el artista.

– ¿Por qué elegiste vivir en un castillo?

– Es uno muy especial. Es donde tomé lecciones de piano cuando era chico. Algunos me contaron que en ese lugar tomaba el desayuno D’Artagnan. También se celebraron algunos tratados por la paz en períodos de guerra. De chico leí mucho Las aventuras de Tintín y el capitán Haddock tenía uno.

– ¿También pensaste en estudiar arquitectura?

-Sí, era mi opción si no seguía una carrera de músico profesional. Me gusta ver cómo fueron construidos los edificios, y soy un gran fan de las construcciones romanas. Me fascina ver esos imponentes templos que se mantuvieron al paso del tiempo.

– ¿Te gusta escuchar otros estilos musicales como el rock?

– No soy un gran fanático. Pero sí me interesó el pop de los ’70 y ’80. Me gustan bandas como ABBA o Queen. Me formó dentro de la música clásica.

– ¿Es cierto que te gustaría tocar con Bruce Springsteen?

– Sí, lo admiro. Me gusta sus músico y me encanta la energía que tiene sobre el escenario. Sería un honor el poder tocar con él.

* André Rieu en la Argentina, 11-12-13-14-15 y 16 de octubre, Luna Park.