Amazon desarrolló un arnés para mantener a sus empleados a salvo de los robots