Alabama aprobó la ley antiaborto más estricta de EEUU: hasta 99 años de prisión a los médicos y ninguna excepción por violación o incesto