A veces la justicia en nuestro país es absurda