A tres días de haber llegado a América Latina, el papa Francisco mantiene su silencio sobre la crisis en Venezuela